Nacho Vigalondo: "Insto al público a que pelee por el tipo de cine que quiere ver"

Dentro de la gira que ha realizado para promocionar el estreno de Open windows tuvimos la oportunidad de encontrarnos con él en La Térmica. Muy amablemente el director cántabro contestó a nuestras preguntas.

¿Cuánto hay de ti en el Vigalondo tuitero y usuario de internet?

Yo quiero pensar que todo lo que hago en twitter soy yo mismo, pero también es verdad que tampoco hablo de mi vida privada. No miento, pero tampoco hablo demasiado de mis circunstancias personales porque tampoco creo que sean divertidas como para airearlas. Yo, por ejemplo, nunca he tenido buena relación con Facebook, con el programa, quiero decir. Nunca he visto coherente eso de colgar fotos de lo que comes o el horizonte de la playa en la que estás. ¿Qué valor tiene ver el horizonte de una playa por el mero hecho de que tú estés ahí? Por ejemplo, hace un par de noches estuve en el concierto de Rob Zombie en Madrid y yo soy de los que se pone en primera fila y se queja de los que se ponen con los móviles a grabar el concierto. Me ofende mucho el hecho de que alguien esté sacrificando la experiencia de ver algo en vivo por registrarla. Por eso no muestro demasiado mi vida personal, no porque sea celoso de ella sino porque considero que es un aburrimiento.

Entonces no te recomiendo que vayas a una fiesta infantil de fin de curso…

Sí, he oído lo que pasa, que ahora los padres en vez de ver a sus hijos en directo  recitando un poema lo graban para no verlo nunca, para poder almacenarlo… Me parece un acto de desprecio absoluto…

Entrevista Vigalondo

Open Windows es tu primera película en inglés, aunque esté rodada en España y con mayoría de producción nacional. ¿Te ves dando el salto a en algún momento?

Como tantos otros directores españoles tengo allí un agente y de vez en cuando me mandan guiones, que por lo general suelen ser un poco chuscos. Alguna vez me envían uno buenísimo y me dicen “en este está interesado Scorsese” y digo “joder, ¿pues para qué coño me lo enseñas?”. Es como si te ponen un caramelo en la boca y después te dicen que se lo va a comer Scorsese.

Hemos podido ver una conexión muy clara entre Los Cronocrímenes y Open Windows en varios aspectos: son películas prácticamente contadas en tiempo real, el personaje principal se ve obligado por las circunstancias a hacer cosas que en principio parece que no quiere hacer…

Sí, la conexión entre las dos películas es completamente consciente. De hecho hay una secuencia en las dos que es prácticamente igual; cuando la chica se ve forzada a componer una especie de representación erótica en contra de su voluntad. No deja de ser un comentario sobre esa misma secuencia en Los cronocrímenes, con la diferencia de que aquí incluyo al director en la propia película. En Los cronocrímenes el que mandaba era yo y aquí es el villano el que ordena a Elijah Wood que sea un mediador en su fantasía erótica a la hora de pedirle cosas a la chica. En esencia consiste en que el malo quiere ver una chica desnuda, pero lo hacer a través de otra persona. Obviamente es algo muy hipócrita.

Entrevista Vigalondo

En general toda la película es muy parecida. También el personaje protagonista esconde otros personajes. De hecho hice Extraterrestre sólo para que los listos se diesen cuenta de que en realidad Los cronocrímenes y Open windows son la misma película y que no me acusasen de autoplagiarme tan seguido. Al final hago siempre la misma película y meto en medio trozos de pan para que no se note que me estoy repitiendo.

Esta es tu primera película en inglés pero en este pase en La Térmica en Málaga la hemos visto doblada (circunstancia que no se repitió en el pase de prensa de Madrid), ¿a qué se ha debido esto?

La verdad es que no lo sé. Igual influye un comentario que le hice al productor al salir del pase doblado de la película. Supongo que como a la mayoría de directores la idea del doblaje me pone muy tenso y por supuesto me siento más cómodo con la versión original con subtítulos. Pero en este caso, viéndola doblada, reconocí en voz alta que me sentí relajado en más de un sentido. La película ya tenía bastante información en pantalla al ser todo grafismo y si le juntamos los subtítulos estamos añadiendo otro elemento más. Al ver la película subtitulada yo temía que la comprensión de las secuencias se pudiese ver afectada y al ver la versión doblada me sentí muy aliviado. Pero supongo que será la típica inseguridad de director. No sé si es que me han hecho caso o es que los productores hacen lo que les sale de ahí.

¿Has notado que has tenido más medios para hacer Open windows, o te mantienes en el mismo nivel que las anteriores películas?

No te creas. Los cronocrímenes no es mucho más pequeña que ésta a nivel de producción. Por ejemplo, en Extraterrestre, yo habría tenido problemas si la historia hubiese requerido más de lo que el guión exigía. Por suerte siempre he contado con los medios que cada película requería en su momento o de cuidar que el guión exprima muy bien los recursos que tengo a mano. En Open windows he conseguido rodar una persecución de coches, que es algo que tenía pendiente. También es cierto que no es una persecución al uso, porque al contrario que solemos ver en muchas películas, aquí solo cuento con dos ángulos que es el frontal y el lateral izquierdo, es decir, he tenido que escribir una persecución donde todo suceda delante o a la izquierda. En el fondo es una manera de compensar carencias con virtudes. Creo que es algo que tenemos asumido una generación entera de cineastas, sabemos que tenemos que adaptar las ideas a los medios que hay. Porque lo de hacer películas más grandes que el presupuesto que tienes y después trucarlo con efectos especiales es algo que debe quedar en el pasado, es un tipo de caspa que ya ha muerto.

Entrevista Vigalondo

Hace poco he podido ver la nueva película de Carlos Vermut, Magical girl, y es realmente una película que hace unos años no se podría haber hecho con el presupuesto con el que Carlos ha contado. Pero claro, Carlos vive en un mundo donde las coordenadas son otras y entonces ya la película en ningún momento parece barata. Creo que es la principal lección que hay que transmitir a los jóvenes, que aprendan a hacer películas con presupuestos ajustados a lo que se está contando. 

Sin ser cuestión de presupuesto sí es cierto que con Open windows has tenido más apoyos como Atresmedia, lo que supongo te da más tranquilidad a la hora de estrenar. 

Además he tenido la suerte de que este es mi primer estreno sin fútbol. Yo entiendo que mis películas suelen generar una cierta expectación dentro de un sector de internet y después parece que si no traspasan esa barrera son un fracaso. Que conste que yo no estoy legitimado para quejarme por la sencilla razón de que si con 37 años empiezo a llorar por las esquinas habiendo estrenado mi tercera película deberían hundirme en alquitrán y después llenarme de plumas. Creo que las películas que he hecho no han envejecido mal y han terminado encontrando su público. Afortunadamente mis anteriores películas siguen estando vivas y las veo continuamente aquí y allá en pases y muestras. Ahora se ha editado en Estados Unidos el vinilo de Los cronocrímenes y este verano se edita Extraterrestre en el Reino Unido. Si yo me quejase estaría insultando a la cara a otros compañeros que lo están pasando canutas para ni siquiera estrenar una película; incluso gente que reconozco que tiene más talento que yo o incluso gente que reconozco que ha tenido carreras comerciales mejores que la mía, tienen más dificultades para estrenar una película. Yo insto al público a que pelee por el tipo de cine que quiere ver, ya sea el mío o el de quien sea.

Entrevista Vigalondo

Sí es cierto que estreno Open windows con más tranquilidad que el resto. De todos modos tengo un truco, que es tener el siguiente guión ya terminado y entregado a los productores. Así ya tengo la cabeza en otro sitio. Es una trampa para un director vivir dentro del estreno de una película. Todos admiramos a los directores del cine de Serie B de los 40 y los 50, unos directores que dirigían dos y tres películas al año, que cuando estrenaban una ya estaban de lleno inmersos en la siguiente. Así no tenían esa manía tan fea de repensar lo que habían hecho. No puedes vivir constantemente pensando en la película que has hecho y estar ahí como recalentando el plato una y otra vez. La misión para un director siempre debe ser hacer la siguiente película. Y para mí lo es. Ya lo he hecho en el pasado y no creo que vuelva a hacer es eso de leer todos los comentarios y todas las críticas; creo que no es sano y no lleva a nada bueno, hay que ser autocrítico pero de una manera razonable.

Hace poco te hacías eco de la noticia de que iba a dirigir una de las próximas películas de Star Wars. El caso es que viendo Looper se me vino a la cabeza Los cronocrímenes: hay una escena donde dice que no se va a poner a hacer dibujitos en una servilleta para explicar lo de los , tal y como hacías tú en Los cronocrímenes…

Yo flipé mucho el día que le leí a Rian Johnson en una entrevista que había tenido en cuenta una película como Los cronocrímenes para hacer LooperUn director español no me cita como influencia ni de coña. Después tuve el placer de conocerlo en Sitges y es un apasionado del cine, además de ser un tío muy cercano. Como decía un amigo, es el típico que te aguanta la puerta mientras pasas, es un colega. Por eso para mí, la noticia de que vaya a escribir y dirigir una de Star Wars es una auténtica maravilla. No porque yo sea fan de Star Wars, sino porque yo quiero que Rian Johnson haga muchas películas, cuanto antes. Y además que vaya a hacer una película de ciencia ficción y como esta donde no va a tener problemas de medios.

Entrevista Vigalondo

Fotos: Belén Leiva

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies