Americana Film Fest: MY ENTIRE HIGH SCHOOL SINKING INTO THE SEA, el instituto Titanic

 

El cine de independiente también existe, y sí, también alberga obras excelentes pese a no contar con los presupuestos desbordados de las grandes majors que dominan el mundo (Dinsey, Ghibly, …). My entire high school sinking into the sea es un film dirigido por Dash Shaw, un joven dibujante de cómic de 33 años que decidió dar el salto a la gran pantalla con una película sencilla pero que incluye innovaciones y un estilo único.

My entire high school sinking into the sea

My entire high school sinking into the sea narra la historia de Dash Shaw (el protagonista comparte el mismo nombre que su director) un adolescente de segundo curso de secundaria, sin muchos amigos (doblados entre otros por Lena Dunham y Susan Sarandon) cuya principal ocupación es escribir el nada exitoso diario del instituto junto a sus compañeros Assaf y Mary. Dash descubre que el instituto está realizando la construcción de un auditorio que pone en peligro la seguridad de todo el edificio en caso de un terremoto. Dash intenta avisar a los estudiantes de lo que ocurre pero antes de que le puedan hacer caso se produce un terremoto y el instituto cae al mar. En este momento la película pasa de ser una inocente película de adolescentes a una película catastrófica que recuerda mucho a películas como Poseidon, Titanic o El coloso en llamas. Mientras los niños del instituto empiezan a ahogarse y morir, Dash y sus amigos (la mitad los hace por el camino) suben las plantas del instituto antes de que se hunda por completo. En este punto la película de animación muta casi a videojuego, con sus diferentes niveles en forma de plantas y los diferentes antagonistas e impedimentos que se encuentran por el camino.

My entire high school sinking into the sea es una película divertida, cuyos conflictos entre personajes son los típicos de películas de institutos pero trasladados a un entorno catastrófico. El tipo de dibujo y animación de la película es lo más característico y único. Animación en 2D de trazo sencillo que juega con la explosión de colores y texturas hasta el punto de tener efectos de luces estroboscópicos que pueden causar ataques de epilepsia. En definitiva, un film que desmonta los tópicos tanto narrativa como estilísticamente.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual. Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies