Mommy, experimentación, riesgo, sentimiento y corazón

 

Con solo 25 años Xavier Dolan se ha convertido en uno de los nombres imprescindibles del panorama del cine de autor mundial. Cinco películas avalan ya su trayectoria, a pesar de haber tenido una pobre distribución en nuestro país; de hecho su anterior película, Tom en la granja, no es posible verla en España de forma legal (aquí tuvimos la oportunidad de verla en el Atlántida Film Fest). No cabe duda que su Gran Premio del Jurado, compartido con Godard, en el pasado Festival de ha ayudado a que no tardemos en ver esta soberbia Mommy.

Como bien indica el título, Mommy es la historia de una madre, que tiene que lidiar con un hijo con Trastorno de Deficit de Atención e Hiperactividad. Cuando aparece Kyla, una vecina de traumático pasado, la vida de Die y Steve adquirirá un halo de esperanza que lucharán por mantener. Como se puede comprobar, el argumento central de Mommy podría dar para una TV movie bien lacrimógena con su tema de superación personal bien presente.

Mommy

Aún así, Dolan no rechaza la esperanza por un mundo mejor como opción para sus personajes. Mommy podría haber caído en un desasosegante tremendismo de personajes gritones, pero Dolan opta por un desasosiego de otra índole: los que más duelen no son los momentos histéricos, sino aquellos en los que la alegría y la esperanza asoman por la pantalla en forma de majestuoso cinemascope. El curioso formato cuadrado de la imagen ayuda a que nos concentremos en las insuperables interpretaciones de Anne Dorval, y Suzanne Clement, sin los que no habría película.

Así, dentro del torrente imaginativo desplegado por Dolan, existe un centro emocional que hace que las brillantes formas nos lleguen al corazón. La perpetua luminosidad y calidez de la fotografía de Mommy es un acierto más de los muchos en una película que está llena tanto de hallazgos como de apropiaciones. Dolan se muestra tan original como receptivo al talento ajeno, dotando de significados a temas musicales como el Wonderwall de Oasis que nunca más volveremos a ver igual, y que forma parte desde ya de la mitología de los grandes momentos cinematográficos de este 2014 que nos dejará en breve.

Mommy

Con Mommy Xavier Dolan alcanza a un público más extenso y hace su cine más accesible sin necesidad de realizar concesiones, demostrando que la experimentación y el riesgo también pueden ir de la mano del sentimiento y el corazón. Y para su próxima película ya tiene fichadas a , y Kathy Bates. Estaremos atentos.

.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies