Mientras seamos jóvenes, la importancia de madurar bien

 

Noah Baumbach vuelve al cine de ficción tras Frances Ha, esa película que tanto nos gustó en Cine en Serio y que reivindicamos cada vez que podemos, y esta vuelta, aunque la cinta lleve más de un año estrenada en su país, es un aporte necesario a la vorágine de la ‘tablet’ y el ‘selfie’ en el que vivimos.

Del mismo modo que Judd Apatow, definió la entrada en la etapa adulta de unos jóvenes salidorros, en Mientras seamos jóvenes asistimos a la necesaria adaptación de los seres analógicos a la sociedad actual, o lo que es lo mismo, a cómo pasar de desapercibido si la brecha digital, y generacional, te ha pillado de lleno. Adaptarse o morir.

Mientras seamos jóvenes

Pero que este rollo antropológico que sirve para dar empaque a este post no os engañe, ya que estamos ante una de verdad, es decir, una película que apuesta por los gags visuales, como la escena de la cena y los móviles, y por ridiculizar a unos protagonistas, que al sacarlos de sus hábitats naturales, no saben muy bien a dónde dirigirse, y por un montaje bastante llamativo para ser ‘la típica película indie americana del mes de septiembre’.

Aparte de todo esto está Ben Stiller y, pausa dramática para digerir lo inverosímil de esta pareja, ; ambos encarnan a la perfección a esa parte de las personas adultas que la vida se le ha hecho demasiado grande porque estaba demasiado ensimismada en proyectos que no llevan a ningún lado.

Mientras seamos jóvenes

Aunque es cierto que el personaje de Naomi Watts se diluye a medida que va creciendo y comiéndoselos a casi todos los que plagan la cinta, exceptuando a que ha sabido hacerse fuerte en pantalla pese a esa cara de chico de la última fila en clase de gimnasia.

Me permito hacer un pequeño inciso antes del apoteosis final que embarca a esta crítica, y es para recomendarte que en un alarde inverosímil de tontería máxima, hagas una doble sesión de cine, visionando en primer lugar La vida secreta de Walter Mitty, ya que Mientras seamos jóvenes podría definirse como una segunda parte no autorizada.

Mientras seamos jóvenes

En definitiva, la gracia de todo esto y que Baumbach pretende proponer, es que la monotonía y los #estoymuyocupado o #estoymuyreunido han hecho que versiones mejoradas, o simplemente más jóvenes y con más estilo, de nosotros mismo ocupen nuestro lugar y nos aparten a un lado, como si fuéramos ese frigorífico viejo que sigue funcionando bien, pero que la obsolescencia programa ha dicho que mejor abandonarlo en un descampado, a las afueras de la ciudad, por uno con un diseño más ‘bonito’.

Chema AR

Hago videitos en Filasexta y a veces escribo sobre #cosas que se leen en #sitios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies