Marvel, del papel a la pantalla: Los Cuatro Fantásticos (1994)

 

Como pasaba con la versión de El Capitán América del 90 termina resultando más interesante la historia de cómo se gestó la película que el resultado final. Un productor alemán tenía los derechos para llevar Los 4 Fantásticos a la pantalla, le iban a caducar y para renovarlos tenía que comenzar la producción a la de ya. Entonces no tuvo mejor idea que llamar a y cederle los derechos para que hiciese la película. Y ya sabemos como se las gasta Corman.

Un millón y medio de dólares fue el presupuesto asignado para llevar a cabo el tema. El caso es que nadie del equipo sabía lo que harían posteriormente con el resultado: guardarlo en un cajón. La intención nunca fue estrenar la película sino dejar algo hecho para que el productor alemán este pudiese retener los derechos por diez años más. En esos momentos ningún estudio estaba dispuesto a desembolsar lo que podría haber costado una producción en condiciones.

La historia es la del origen del grupo y no se sale demasiado de los cánones. Al menos en eso fueron mínimamente respetuosos con la mitología y no se la pasaron por el forro como en esa del . Los 4 Fantásticos, el Doctor Doom, El Hombre Topo y Galactus pasan por allí de alguna forma para que los fans se queden contentos.

Así nos encontramos con una película encantadoramente barata y hecha con mucho cariño, eso sí. Obviamente los efectos especiales son cutres a más no poder pero tengo que reconocer que la película tiene algo que la hace superior a las futuras entregas de los 4 Fantásticos. Mirad el trailer y reiros un rato.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies