Marvel, del papel a la pantalla: Howard… un nuevo héroe (1986)

 

Finales de los 80. A pesar de todo lo que llevamos ya contado de las traducciones de los personajes de la a la pantalla aun nadie había hecho una apuesta seria por llevar a éstos al cine. Lo que habíamos visto eran producciones televisivas estrenadas en cine echándole morro y escaso presupuesto. Tuvo que venir en el año 1986 a traernos la primera traslación con un mínimo de ambición. Tengamos en cuenta una cosa ante todo: no estamos hablando del personaje más famoso de la Marvel.

Howard es un pato que viene del espacio, una especie de universo paralelo donde la evolución no fue desde el mono sino desde el pato. Unos mimbres muy ochenteros eso si. También es conocido el buen gusto para el sentido del humor que tiene George Lucas (recordemos a Jar Jar Binks). Así el carácter deslenguado e irónico del pato Howard hizo estragos en el universo Lucas. Como es costumbre en él, echó mano de uno de estos profesionales que suelen rondar a su alrededor y a los que acaba desgraciándole la carrera. Willard Huyck venía de escribir American Graffiti e Indiana Jones y el templo maldito y tenía una prometedora carrera en esto del cine. Tras Howard… un nuevo héroe su carrera cayó en el olvido y según la IMDB sólo ha hecho tres TV movies desde entonces.

Howard… un nuevo héroe fue un fracaso de proporciones colosales. Con un presupuesto de 35 millones de dólares sólo recaudó 14 millones en Estados Unidos y 37 millones en todo el mundo, del todo insuficiente para recuperar la inversión. Además fue galardonada con cuatro premios Razzie a la peor película del año, peor guión, peores efectos especiales, y peor nuevo actor a “los seis tipos que iban dentro del disfraz de pato”. Todo un manchurrón en el currículo de George Lucas que ya se veía vendiendo muñequitos de patitos a espuertas.

¿Tan mala era Howard… un nuevo héroe? Digamos que era peor que Los Gremlims pero mejor que Gnomo Cop. Buena, buena no era pero tampoco como para ponerla a parir de esa forma. El principal problema de Howard… un nuevo héroe eran sus personajes humanos. El pato Howard era un ser de lo más evolucionado al lado de los humanos insoportables e infantiloides que se iba encontrando por el camino. Huyck tampoco acierta con el tono y no llega a disparatarse del todo, con lo que lo que a veces se nos cuenta con demasiada seriedad cosas que habrían necesitado un registro más desfasado. Los cutre efectos especiales tampoco ayudan, cosa que extraña viniendo de Lucasfilms.

Vista hoy día no pasa de ser una curiosidad fruto de su tiempo. Un nuevo traspiés en el camino de la Marvel en el cine. A ver que pasa después.

 

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies