Mal genio (Le redoutable), con todos ustedes, Jean-Luc Godard

 

Está muy claro que a Michel Hazanavicius le interesa todo lo que tiene que ver con el mundo del cine y lo que se mueve alrededor de él. Tuvimos un cristalino ejemplo con la oscarizada The Artist y vuelve a repetirlo con esta Mal genio, película francesa que nos visita este fin de semana. La vanguardia más osada y revolucionaria esta vez no está teñida de blanco y negro y mucho menos es muda. Jean-Luc Godard, el director más importante de la Nouvelle vague jamás le hubiera dejado hacerlo, ¡menudo era él que no se callaba ni debajo del agua! Este genio y figura fue hasta la sepultura, una mente inquieta peleada contra todo y todos, una curiosa y peculiar personalidad que fue capaz de encantar y tentar sin manzana a alguna que otra Eva desnuda, como su todavía esposa, en el film, la joven Anne Wiazemsky, actriz fetiche para el maestro.

Mal genio

A finales de los años sesenta y en plena famosa efervescencia este director cinematográfico y estrella en París vivió un singular con esta bella mujer con la que compartió más de un momento feliz pero que también le dio más de un dolor de cabeza. Acababa de rodar La Chinoise, presentarla al gran público y pasearla por algunos festivales con previas ruedas de prensa muy críticas. Eran tiempos convulsos en Francia con revueltas en las calles, huelgas generales y rebeldes asambleas de estudiantes en la Universidad de Filosofía de Nanterre donde Godard podía expresarse libremente, eran tiempos difíciles donde podía hacer daño a cualquiera con alguno de sus hirientes comentarios.

Louis Garrel, el hermano gemelo de Eva Green en el film Soñadores, de Bernardo Bertolucci cumple a la perfección con lo que se le exige en Mal genio que no es poco, tiene que parecer un Godard indeseable, mezquino y egoísta tanto con desconocidos a los que critica e insulta abiertamente en restaurantes parisinos y en locas manifestaciones, como con sus mujeres, amigos y colegas de profesión a los que ridiculiza y empequeñece ¡atención a la incómoda dentro del automóvil porque no tiene desperdicio! Este héroe canallesco vestido con chaqueta y gafas rotas no se parece en nada al otro personaje más importante de la filmografía de Hazanavicius. George Valentin supo reconocer sus errores, aprendió la lección y aceptó la derrota, todo lo contrario que nuestro protagonista que luce orgulloso un triunfo que será efímero y que acabará casi en tragedia. El perdón no está en su vocabulario, no perdona las traiciones y se inventa invisibles infidelidades de una comprensiva mujer que lo ama profundamente pero que comienza a flaquear cada vez más.

Mal genio

Ni siquiera los desnudos ni los chistes con los que nos deleita el director pueden hacernos olvidar el dramatismo que está viviendo al final una pareja que se está desquebrajando, una relación que vivió días felices en el pasado pero a la que amenazan nubes negras en el horizonte. Una bella historia de amor de película que ahora es una tóxica pesadilla. Anne ha tirado de una patada a su enamorado del pedestal que ahora se encuentra caído solo y roto en mil pedazos en el suelo. Los vivos colores, abuso del rojo y amarillo, usados por el director de fotografía Guillaume Schiffman ya no son lisos, ahora lucen estampados resaltando el cambio.

Este sobre el radical Godard recoge sus vivencias solo en un breve periodo de tiempo pero sirve perfectamente este botón como muestra de sus más profundos pensamientos y su reacción ante el mundo y lo que este se imaginaba en respuesta de él. En Mal genio conoceremos el amor que profesaba por el maoísmo, sus intenciones políticas y un egocentrismo palpitante que alejaba a todos a su alrededor. El creador de la importante Al final de la escapada, obra clave de la Nueva ola, al final experimentaría con otra revolucionaría vanguardia que en la Unión Soviética tuvo en el documentalista Dziga Vertov al teórico más conocido. Su manera de conocer y reconocer la realidad cambia, su Cine-Ojo capta ahora lo que antes se negaba a ver. Son nuevos tiempos, debe dejar hablar a los demás pese a sus amenazas.

Mal genio

Cannes y San Sebastián sirven de trampolín para el estreno de Mal genio, también el libro Un año ajetreado, de la ya fallecida ex esposa que compartió con él ese año sesenta y ocho con un mes de mayo y junio terribles. Aquel que no lleva bandera pero grita e insulta, oculta el diario Le Monde en su bolsillo, carga una cámara para grabar y corre como un loco es Jean- Luc Godard, ángel para unos pocos demonio para una mayoría.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies