Jackie, entre lo íntimo y lo público

 

Contemplando el auge de los biopics de personajes más grandes que la vida, con ejemplos morales de comportamiento e historias de superación, es muy de agradecer la existencia de una película como Jackie. La primera película americana del chileno juega a deconstruir un personaje como Jacqueline Bouvier, haciendo hincapié en las sombras de su comportamiento ante el asesinato de su célebre marido, el 35º presidente de los de América John Fitzgerald Kennedy.

Jackie de Pablo Larraín

La Jackie que nos presenta el filme de Larraín es una mujer consciente de las debilidades de su marido, de su lugar privilegiado en el mundo y de su responsabilidad como personaje público. Aún así, Jackie no es presa de estas circunstancias que cuestiona una y otra vez mediante un comportamiento fuera de las normas de protocolo y seguridad. Está claro que el aspecto psicológico es el que interesa a Larraín: Jackie navega desde las fiestas llenas de glamour y ansias culturales a los momentos de dolorosa soledad donde la protagonista no tiene nada que demostrar ante un público que espera de ella sonrisas y saber estar.

Jackie se construye en un flujo de tiempos que van desde los momentos en la Casa Blanca con ella como Primera Dama a los días posteriores a la tragedia en Dallas donde la protagonista recibe a un periodista interpretado por Billy Crudup: por el camino asistiremos a una emotiva “confesión” con un sacerdote, el recientemente desaparecido ; y a los tira y afloja con la Kennedy, con Bobby al frente. Como si de una ensoñación se tratase, la película de Larraín aprovecha la brumosa fotografía de Stéphane Fontaine y la subyugante banda sonora de Mica Levi para dotar a la película de una narración más pendiente de los contrastes y contradicciones del personaje que de la historia en sí.

Jackie de Pablo Larraín

da vida a esta Jackie a la que al principio puede costar coger el punto: las grabaciones en la Casa Blanca nos muestran a una Primera Dama consciente de la cámara, incluso incómoda; Portman, mediante un trabajo de imitación encomiable, borda esta primera escena, pero en el momento que las cámaras se apagan asistimos a la intimidad del personaje, donde reside realmente la fuerza de la película. Portman carga con los deseos  y esperanzas de una familia, los Kennedy, que se vio hacia sí misma como una especie de nobleza en un país sin familia real. Las múltiples referencias a Camelot, a la idea de JFK como un Rey Arturo, aportan otro matiz más al personaje de Jackie, el de una reina destronada, indecisa y desubicada ante la desaparición de su marido que no solo dejó huérfanos a sus hijos sino a todo su país: una mezcla entre lo íntimo y lo público, entre la tristeza de una habitación vacía y la pomposidad de un funeral de estado.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies