It, el pachacho achechino

 

Llega a nuestras pantallas —en realidad llegó el pasado viernes, pero en mis críticas y en esta página siempre prima el reposo y el análisis concienzudo antes que la pura actualidad— It, la nueva adaptación de la celebrada novela de Stephen King que hizo que los payasos nos dieran sólo ligeramente más grima de la que ya nos daban de por sí.

It

Quitemos la tirita rápido: It como es una puta chufla. Los sustos son baratos, previsibles a kilómetros y basados única y exclusivamente en subir el volumen. La única escena que llega a producir un poco de inquietud e impacto transcurre durante los primeros cinco minutos del film y luego jamás llega a replicar esa intensidad. Sí que se agradece cierta ausencia de miramientos a la hora de presentarnos casquería protagonizada por pequeñuelos, pero el director Andrés Muschietti parece más interesado en saturar al espectador con sustos de feria que en transmitir mal rollo de verdad.

Por si fuera poco, el abuso de efectos por ordenador tampoco ayuda demasiado a que el asunto nos dé canguelo. No sé si Muschietti se piensa que Pennywise es el monstruo de Mamá, pero a veces lo parece. Desconozco por completo quién fue el cretino que pensó que sería buena idea tirar de CGI en las cintas de este género, pero deberían colgarle de los cojones. Aún no me había recuperado de Alien: Covenant y me han tenido que joder aquí también.

Hablemos del nuevo Pennywise. El de , por mucho que lo intente —y lo intenta—, no consigue acojonar ni la mitad que el interpretado por Tim Curry. Esto ya se veía venir, claro está. E insisto, no es una cuestión de empeño actoral, Bill Skarsgård hace un trabajo excelente y se nota que se lo ha pasado bien encarnando al PACHACHO, pero es que a Curry ni siquiera le hacía falta maquillaje para que el espectador se cagara encima.

It

Aunque It no funcione como peli de miedo al uso, sí que brilla en todo lo demás. Desde luego, no tiene precio como sobre lo jodida que puede llegar a ser la pubertad. El reparto está absolutamente perfecto, ese club de perdedores tiene un carisma y una química entre ellos que no se la aguanta. Para que os hagáis a la idea, es como una versión de Stranger Things bien hecha. Matizo, es como Stranger Things pero si no quisierais romperle un cenicero en la boca a todos y cada uno de los personajes. A destacar especialmente a una espectacular Sophia Lillis que ejerce de pegamento para este improbable grupo de inadaptados.

La gracia de It es descubrir cómo la chavalería lo pasa mil veces más chungo cuando no está el payaso acechándoles. Asumo que esto es un efecto buscado, pero no sé hasta qué punto los guionistas están disparándose en el pie haciendo esto. La vida cotidiana de los perdedores es tan horrenda (y mostrada con toda crudeza en pantalla) que cuando Pennywise entra en acción casi nos parece que por fin les están dando un respiro.

Y al final son las historias de cada uno las que te llegan, las que te conmueven, las que te duelen, con las que espero de todo corazón que no os sintáis tan identificados como me ha llegado a pasar a mí viéndola. Son ellos los que hacen que quiera ver la ya confirmada secuela para ver qué ha sido de sus vidas. Yo quería cagarme de miedo y no poder dormir por las noches, pero al final lo que me llevé son más lagrimones de los que me gustaría admitir en público y un tímpano reventado por culpa del volumen.

Nos veremos en el segundo capítulo.

JUANKIBLOG

Bromeas, ¿verdad? ¡Me vacilas! ¿O no ves lo que acabas de hacer? Te mueves tú, con un aire de blues. ¡Míster, tienes ritmo y poder!

6 Respuestas

  1. Mara Gilbert dice:

    Estoy de acuerdo con ciertas partes de la crítica, pero sí que por ejemplo el personaje de Bev precisamente falla que no parece estar integrada dentro del grupo, si no que más bien vemos que Ben y Bill están interesados en ella y por eso le hacen casito, pero por los demás no parecen ni siquiera amigos. Y es uno de los puntos en los que falla la adaptación.

    Luego el trabajo de Skarsgård me gustó mucho. Cierto es que Tim Curry fue protagonista de mis pesadillas durante mucho tiempo cuando vi la de televisión, entonces es difícil superar un trauma de niñez. Pero aún así me gusta bastante cómo hace el papel, especialmente el primer diálogo con Georgie.

    Con ganas de ver el segundo capítulo.

    • Juankiblog dice:

      Sí que es cierto que no se toca demasiado su relación con los demás miembros del grupo, pero supongo que por falta de tiempo. Menos integrado me parece Mike, por ejemplo. Y los dos tienen en común que son los últimos en unirse. Con Bev al menos tenemos la escena en la que arreglan el baño entre todos y ahí sí que se ve que son la mar de amiwis todos.

      Skarsgård (vamos a fingir que no estamos haciendo copypaste) lo peta en el primer diálogo con Georgie, efectivamente. Luego creo que se desinfla, pero más que por el actor creo que la culpa es del abuso de efectos digitales. No le dejan lucirse.

      • Mara Gilbert dice:

        Gracias por lo del copypaste, lo iba a mencionar antes, es tan inevitable xDD

        Sí que luego se desinfla y como dices la culpa la tiene el CGI, asusta siempre algo que vemos más tangible, más real, que algo que nuestra mente nota enseguida lo falso que es. Por eso me alegro que al menos en esos minutos iniciales pueda regalarse.

        Cierto, para limpiar ese baño o eres muy amigo o te están soltando un buen fajo porque es asco era infinito. Es el único momento que sí que es verdad que se ve algo más de amistad, pero en el resto de escenas veo demasiado el foco en cómo beben los vientos por ella Ben y Bill.

  1. 12 octubre, 2017

    […] todo, tengo que confesar que funciona mejor como película de terror que la última adaptación de It. Al menos durante sus dos primeros tercios. Luego ya […]

  2. 16 octubre, 2017

    […] mapa y que por lo tanto parece extraño y lejano ante nuestros ojos. Nada que ver con el Derry, de It, mucho más cercano y familiar y con una historia más justa con los […]

  3. 12 noviembre, 2017

    […] La librería es un drama algo lento y aunque apunta maneras muy pronto al final le falta corazón y esa pasión que adivinamos en la persona de la triste viuda. Los grandes duelos que se adivinan entre ella y la gran dama nunca se hacen realidad y solo vemos la punta de este iceberg calentito cuando su nuevo amigo se cita con Violet para recriminarle sus acciones y su comportamiento para con la dependienta. Tampoco entra en detalle en la organización y funcionamiento de una librería antigua, la manera en que se ha dado a conocer y publicitado, aparte de la reunión al comienzo o las lógicas pequeñas dificultades que todo negocio siempre tiene al principio. Hubiera sido muy interesante haberle dado mayor importancia a la labor emprendedora de una mujer que esos tiempos tan poco se daba. Pocas eran las valientes que en ese mundo, dominado por los hombres, podían romper las reglas establecidas y hacerse dueñas de algo como esa librería. En vez de eso Isabel Coixet prefiere centrarse en el rechazo de un pueblo vivo que actúa como colectivo y no como suma de individualidades, algo muy de Stephen King y el Derry de It. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies