Hereditary, la casita de los espíritus

 

Hereditary, la sensación de este año del Festival de Sundance, otros años lo fue La bruja o Dejamé salir, llega este fin de semana a nuestra cartelera en pleno Mundial de fútbol. Si en el futuro obtiene los mismos resultados, de crítica y público que las dos anteriores ya se puede dar por satisfecha.

Hereditary

No cabe duda que el género está cambiando, hemos pasado de aterrorizarnos con psicópatas y demonios que atacan y mutilan acompañados de golpes de sonido evidentes a un tipo de miedo psicológico que juega con la música de otra manera. Aquí genera un malestar constante en el espectador creando una atmósfera irrespirable que acaba justo con la visión de algo que no encaja y que sorprende por lo ilógico de su presencia.

Hereditary va de una familia que no se muda a una nueva casa ¡menos mal! Ellos ya viven ahí desde hace mucho tiempo pero nunca habían pensado que en cada habitación de la misma se esconde un misterio que tiene relación con la primera dueña, una mujer que imponía respeto y marcaba distancias cuando estaba viva y que ahora que está muerta y enterrada su sombra es aún más alargada conservándose su recuerdo no solo en los álbumes de fotografías familiares sino también en cada una de las paredes o en esa casa del jardín con luz que sirve de refugio para los malos momentos y que es un faro y un lugar de reunión para todos.

Ninguno y digo ¡ninguno! de los personajes actuan de una manera normal o interactuan con el resto de los habitantes del planeta como debieran. Steve es quizás el más coherente y lúcido de todos ellos, un hombre que reacciona racionalmente ante todo lo que sucede con cierta inteligencia y saber estar. Como padre apoya a su mujer en todo, acepta sus bajones y ataques de ansiedad y tristeza y espera pacientemente a que todo se solucione o a que la tormenta amaine. Annie es su esposa, una mujer que tuvo que lidiar con el fuerte y autoritario caracter de su madre y que se derrumba ante los acontecimientos que le toca sufrir. Es la misma que nos enseña la casa gracias a sus paseos nocturnos y la que investigará más de la cuenta cuando todo esté patas arriba. Su hijo, un adolescente problemático que solo conserva las amistades por puro interés es la víctima más débil para todos los que amenazan la paz de los Graham. Por último nos encontramos con Charlie, la hermana pequeña de Peter y una marginada social que ha heredado lo peor de esta familia y algo mucho más horroroso. Su rostro refleja un daño pasado que no ha sido revelado pero que se sospecha.

Hereditary

Alrededor de ellos gravitan una serie de secundarios que entran y salen de esta casa de muñecas que forma parte de una maqueta aún más grande, todo un pueblo norteamericano con su instituto, cementerio, hospital, etc…

La casa es otro personaje más que se debe tener en cuenta, un diminuto diorama que contiene easter eggs de la abuelita del cuento que como pistas conducen al final sorpresa que alguno intuye pero que dejará en shock a más de uno. Joan es una de estas miguitas dejadas en el camino que aparece de improviso, como que no quiere la cosa y que al final resulta importante para el último acto que resuelve las dudas a golpe de accidente fatal provocado.

¿Vamos a contar con posesiones demoniacas? ¿Habrá sesiones de espiritismo? ¿Locos furiosos que atacan a inocentes inconscientes? Pues sí, habrá todo eso y mucho más en Hereditary aunque siempre visto desde una perspectiva distinta a lo que solemos ver en el cine. Babadook, película australiana independiente del 2014, exploraba este tipo de terror basado en emociones y sensaciones provocadas por un enfrentamiento frontal con situaciones extremas desconocidas y misteriosas. Nunca sabemos si lo que nos están contando es real o inventado, si las escenas ocurren de verdad o son pequeños y terribles pesadillas. Puede ser fruto de la imaginación de los protagonistas, un deseo oculto de que ocurra o una realidad deformada a gusto del director Ari Aster y se puede hallar más de una lectura a razón de los distintos símbolos que permitan distintas descripciones psicológicas de cada uno de los personajes. Las aves decapitadas, la tarta con nueces, el libro quemado, la casita del árbol, todas y cada uno de estos símbolos escriben la historia o historias que sobrevuelan cada una de las estancias de ese lugar o de otros que a partir de cierto momento dan un leve giro al guion.

hereditary

Hereditary no es solo un film de terror, maneja varios registros comunmente vistos en otros géneros. Cuando Annie abre su corazón a los desconocidos del grupo de ayuda o apoyo a personas que han perdido a un ser querido se agudiza el duelo y se agravan estados de ánimo y reacciones depresivas que tienen más que ver con el melodrama más crudo, cuando la madre investiga por su cuenta el pasado de la abuela Graham nos encontramos con una película policíaca con buenos conocidos y malos anónimos que acaba siempre con una trágica muerte o el descubrimiento de varios cadáveres ¡como la superviviente de cualquier slasher ochentero!

Sin duda estamos ante una de las sorpresas del año en cuanto al cine de pequeños presupuestos con un director que sabe manejar la cámara como nadie ¡atención a la imagen del entierro con la vista de la tierra porque es increible! Hereditary merece uno o dos visionados, uno primero para situarnos y pasar la mano sobre la superficie y otro para adentrarnos en las profundidades de su sentido, nunca expuestas en estos escaparates minúsculos a los ojos de la miniaturista y grandes para todos los demás, metáfora de la situación de la familia, tal y como afirmó su creador.

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

Deja un comentario