Furia ciega, gozosa macarrada

 

Todo es cuestión de gustos. En el fondo Furia ciega no se diferencia demasiado de productos recientes como Caperucita Roja o Soy el número cuatro. Me explico. Películas que tienen claro cual es su público y que no intentan ir más allá de ellos. Donde los primeros optan por un romanticismo y terror con objetivo adolesente, Furia ciega se decanta por una exageración macarra y chusca de la violencia y la acción. Y encima sale Nicholas Cage.

Obviamente el argumento es lo de menos pero ya de por si tiene traca: Un padre vengativo escapa del infierno y persigue a una pandilla de adoradores del diablo que mataron a su hija y secuestraron a su nieta. Así sin anestesia. Todo esto aderezado con tiroteos imposibles, sangre a raudales, mutilaciones, alguna que otra teta y coches, muchos coches. Por algo el título original es Drive angry.

A esto le añadimos a Nicholas Cage en un nuevo registro, es decir, un pelucón diferente al de su película anterior, totalmente entregado al personaje. El bueno de Cage se pasa toda la película soltando frases lapidarias como el que recita a Shakespeare, completamente consciente de donde está metido. Por eso no entiendo a muchos de los que dicen que el actor se equivoca a la hora de la elegir los proyectos en los que participa. Al contrario, él sabe qué tipo de película está haciendo y se comporta como un profesional. Que si, que serán cosas que hace para aumentar la cuenta corriente, pero no las hace con desgana sino que se mete hasta el fondo en lo que está haciendo y eso le honra.

Finalmente, Furia ciega es todo lo que Machete podría haber sido y no fue. Serie B sin prejuicios y desenfadada. Donde la película de Rodríguez intentaba ser seria y respetable, la cinta de Patrick Lussier carece de vergüenza y destila desparpajo. Y sabe cual es su púbico. Si tú eres uno de ellos disfrutarás. Si no, ya sabes que debes huir.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. 29 febrero, 2012

    […] Todo hacía preveer que podríamos estar ante una amplificación de la estupenda y divertida Drive Angry 3D. Neveldine y Taylor son unos macarras de cuidado y Cage no es que sea el tío más sensible del […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies