Festival de Sitges 2014: año de miedo, fantasía, tensión y, sobre todo, muchas risas

Domingo 12 de octubre de 2014, el mejor festival de cine fantástico del mundo cierra sus puertas un año más. Todo lo bueno se acaba, y es necesario recapitular, recordar las grandes películas proyectadas, discutir sobre las premiadas y analizar las múltiples sorpresas. En primer lugar veo necesario aclarar, que pese haber visto cuarenta películas, no he visto ni una cuarta parte de lo que el festival ofrece. proyecta más películas que la Berlinale y el festival de Venecia juntos. Resulta imposible ver todos los films de la programación del festival, es más, nadie puede cubrir ni siquiera todas las películas de la sección oficial, ya que en algunas ocasiones ofrecen pases únicos a la misma hora y en diferentes salas. Es indiscutible que tener una gran plantilla de películas no es para nada un defecto, pero si este número es sobrehumano puede convertirse en un verdadero calvario para los acreditados de prensa. Las quejas que ha recibido han dado sus frutos y Ángel Sala, el director del festival, tiene previsto cambiar la organización. De entrada desaparecerá el alto número de películas en sección oficial (este año han sido 38), y solo accederán óperas primas. Ya veremos si el año que viene el cambio resulta práctico.

Analizando la programación en general y en concreto las películas que he llegado a visionar, he de decir que este año hemos tenido muy poco terror en su sentido más estricto. Ha habido, sobre todo en sección oficial, muy pocas películas que nos han estremecido de verdad y nos han puesto los pelos de punta. Aquellas películas que más han destacado por su componente terrorífico, lo han conseguido gracias a una magnifica gestión de la tensión. Son ejemplos The Babadook, Oculus, REC 4, Goodnight mommy o It follows. También se han proyectado muchas películas de cuatro sustos y poco más, Annabelle y Home son los ejemplos más destacados. Pero si por algo destaca este año el festival, es por el gran número de comedias de terror o violentas, la mayoría de ellas a un gran nivel de calidad: Musarañas, Pos eso, Dead Snow 2, The guest, The voices, Relatos salvajes o What we do in the shadows.

I origins

 

Entre las películas de ciencia ficción y fantasía más pura destacan The signal y sobre todo I origins, ganadora del festival. También ha sido el año de los westerns postapocalípticos (Young Ones, Autómata o The rover) y de la corrupción policiaca (The target, Hyena o Filth). Me han decepcionado la calidad de la mayoría de las películas asiáticas que he visto: The target, Kiki’s delivery service, The midnight after y sobre todo One on one, la nueva película de Kim Ki-duk. Por último merece la pena destacar películas de formato original o con iniciativas muy interesantes, la mayoría (exceptuando a Godard y Kevin Smith) de nuevos talentos: Child of god, In order of disappeareance, Musarañas, La distancia, ’71, Magical Girl, Adieu au langage o Tusk.

I origins se alza como ganadora del festival. Hay que decir, que de entre las películas seleccionadas era la más comercial, la obra quizás menos autoral. Pero es muy relevante su sutil trasfondo fantástico y filosófico. Es toda una lección de vida condensada en 113 minutos. Veo muy justo también el premio especial del jurado a The Babadook, entre las películas de terror es sin duda la más original, la mejor estructurada y la mejor interpretada. Cabe mencionar que el premio a mejor director ha sido para Jonas Goaverts por Cub, su ópera prima y que ha gustado bastante al público de Sitges.

Magical girl

Entre los galardones a la mejor interpretación son muy relevantes los dos premios a mejor actriz. Essie Davis y Julianne Moore interpretan a dos mujeres con muchísimo carácter y carisma en The Badabook y Maps to the stars (película teóricamente fuera de sección oficial), respectivamente.

Entre el gran número de premios otorgados (quizás excesivo) destacan a mi parecer Young ones, mejor guion; The signal por sus ; What we do in the shadows, merecido premio del público; y Hyena, ganadora de la sección oficial fantàstic òrbita dedicada a los thrillers.

Una vez analizadas las ganadoras me veo con la necesidad de elaborar mi propia lista de películas favoritas. En primer lugar, este es mi Top 10 de películas dentro de sección oficial:

  1. What we do in the shadows: por ser la mejor de terror dentro el festival.
  2. Goodnight mommy: por su poética crueldad.
  3. I origins: por su potente mensaje filosófico.
  4. The Babadook: por su innovación y su fuerza dentro del género de terror.
  5. Young Ones: por ser un western atípico y original
  6. Musarañas: por ser una gran ópera prima con dos directores con mucho futuro.
  7. The voices: por su personal y peculiar enfoque al mundo de los psicópatas.
  8. La distancia: por su originalidad pese a ser catalogada de mal gusto y pretenciosa.
  9. The rover: por la gran fusión entre western y road movie.
  10. Stereo: por su progresivo y cuidado uso de la .

What We Do in the Shadows

También hemos disfrutado mucho con películas fuera de la sección oficial, de directores consagrados y nuevos talentos. Ahí va mi Top 10:

  1. In order of disappeareance: por su frescura e hibridación de géneros.
  2. Magical Girl: por su original autoría y por Carlos Vermut, gran promesa para el futuro cine español.
  3. Relatos salvajes: por hacer de la violencia algo extremadamente divertido.
  4. Dead Snow 2: por sus 100 minutos de risas sin descanso.
  5. Adieu au langage: por el incombustible talento de Godard.
  6. Hyena: por aportar una mirada original al mundo de la corrupción.
  7.  ’71: por tratar a través de la lírica un conflicto político y bélico.
  8. Tusk: por la brutalidad con la que regresa Kevin Smith a la gran pantalla.
  9. Child of god: por un James Franco visionario y con más futuro como director.
  10. Filth: por su poder cómico y por el inconmensurable James McAvoy.

In order of disappearance

Esto ha sido un pequeño resumen de lo que ha sido el festival de . Diez días intensos llenos de películas, unas mejores que otras, pero que han generado como cada año un gran público amante del terror, de la comedia, de la ciencia ficción, de la violencia y de la fantasía; pero sobre todo amante del cine como espectáculo digno de un festival como el de Sitges. El año que viene más y mejor.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual. Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies