Festival de Sevilla, Sección Oficial: MIMOSAS

 

Tras su paso por el Festival de Cannes donde consiguió el Premio de la Semana de la Crítica, llega al Festival de Cine Europeo de Sevilla 2016 para presentar . Ambientada en los paisajes marroquíes, la película de Laxe propone un donde los personajes se mezclan con las áridas montañas en una aventura con tintes espirituales.

mimosas

Emparentada en cierto modo con la reciente Theeb, Mimosas posee un aliento clásico que la separa de otra película con la que también comparte paisajes: The The Sky Trembles and the Earth Is Afraid and the Two Eyes Are Not Brothers de Ben Rivers. No en vano la película de Rivers contaba con el propio Laxe como protagonista y narraba cómo éste huía del rodaje de Mimosas. Mientras que la cinta de Rivers optaba por una narración más críptica, la película que nos ocupa mantiene un tono más narrativo sin dejar de lado su clara vocación poética.

El traslado de un cadáver a través de los agrestes parajes de sirve a Laxe para situar a sus personajes en diversas encrucijadas morales, donde su sentido de la espiritualidad y el entendimiento de Dios juegan un papel fundamental. De todos modos, a pesar de la belleza de la fotografía de Mauro Herce y el aliento clásico en la narración Mimosas no acaba de despegar a la hora de dejar un poso que vaya más allá de la aventura de supervivencia pura y dura.

Mimosas en un goce para los sentidos y muestra que Laxe es un valor a seguir dentro de lo que se viene llamando el nuevo cine español. Lo mismo un cambio de aires, su anterior película Todos vosotros sois capitanes también se sitúa en tierras marroquíes, ayude a completar la mirada de un director que aun se encuentra en construcción.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies