Festival de Málaga: 321 días en Michigan

 

Mucho se ha publicitado estos días, al menos en el entorno del Festival de Málaga, que era la primera película a concurso que se había rodado íntegramente en Málaga, como si eso significase algo que pueda afectar a su calidad. Estos extraños gustos por el localismo no deben ser tenidos en cuenta a la hora de valorar una película tan correcta como impersonal.

Un joven entra en la cárcel debido a una serie de delitos financieros pero a todos sus amigos les dice que se va a Michigan a estudiar un master. Partiendo de una premisa tan absurda e increíble, el guión se olvida pronto de este inicio para entregar un carcelario con muchos de los lugares comunes propios del género (por suerte no hay ningún alcaide y/o funcionario de prisiones deleznable).

321 días en Michigan podría pasar perfectamente por una película para televisión amable y concienciada, destinada a agradar a todos los públicos con una historia de buenos sentimientos y segundas oportunidades. La película mantiene el ritmo y el interés con suficiente dignidad, así como todos sus actores realizan un trabajo al que no se les puede reprochar nada.

321 días en Michigan

Pero no hay nada en 321 días en Michigan que la haga sobresalir. Le falta hondura y nervio a la película debut de Enrique García para que la podamos tener en cuenta a la hora de planificar su presencia en el palmarés final. Algo más de riesgo y un poco menos de complacencia le hubiese sentado muy bien.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies