Festival D’A Barcelona: SUNSET SONG, Escocia agridulce

 

es uno de los directores contemporáneos más importantes y que más divide a crítica y público. Tras el éxito que obtuvo con The deep blue sea el director británico vuelve a la gran pantalla con un de época. Esta vez localizado en las zonas más rurales de en el contexto de la . Davies sabe crear muy bien los escenarios y entornos de las épocas que retrata de manera que cautiva al espectador inmediatamente. Sunset Song vuelve a ser, gracias a su dirección de arte y fotografía, un auténtico portento visual. Pero su punto débil, o como mínimo el que más críticas recibe, es su estructura narrativa. Sunset Song narra la historia de una mujer que vive reprimida y aislada por su y sobre todo por una figura patriarcal amenazadora. Poco a poco la va desapareciendo de su vida hasta que se queda sola y tiene la oportunidad de casarse y empezar una vida de ensueño. Pero la guerra llega pronto, se lleva a su marido y trastorna su bienestar por completo.

Sunset Song

Davies bebe de una estructura totalmente clásica, conducida por la voz narrativa (totalmente poética) de la protagonista a través de la cual se nos ofrece información que a priori puede parecer innecesaria pero que sirve para que el espectador entienda bien sus sentimientos. El film tiene una fuerte carga dramática y prácticamente ningún personaje a parte de la protagonista se salva de estar contaminado por el mal. La delicada y frágil joven ha de aprender a vivir en un entorno donde reina la barbarie. Barbarie justificada por la incultura y las formas brutas pueblerinas y de forma un poco demasiado exagerada también por las secuelas de la guerra. Sunset Song pese a tener una estructura clásica rígida e inamovible y pese a explicarnos una historia que ya hemos visto en otras ocasiones, consigue atraernos. Solamente por el punto de vista que adopta Davies respecto a la narrración y por la fuerza visual que la acompaña ya merece ser vista.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual.
Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies