Fancine 2017: THE CURED, de la ambición y la sencillez

 

El género no es que sea el más variado del mundo. Si no tienes a los supervivientes frente a las primeras oleadas del brote como en Guerra mundial Z, tienes el modelo The Walking Dead centrado en el drama humano o la vertiente cómica de Shaun of the Dead y Zombieland. Y poco más. En los últimos años, nos hemos ido percatando de la prematura sobrexplotación del fenomeno zombie y parece que todas las vertientes ya se han agotado. Ahora todo son copias de modelos predefinidos, algunas de mejor calidad como Train to Busan, The Last of Us o Juan de los muertos, y otras peor paradas como Z nation. Y ahora llega The Cured, que busca ofrecernos una faceta nunca antes vista… sin esforzarse demasiado.

The cured

The cured se mantiene en pie para lo poco que ofrece. Mantiene un ritmo constante y una estructura sólida, y aunque no es la obra más sutil del mundo, te muestra lo suficiente como para que, cuando ese personaje te cuente de que va todo, te lo creas. Esta cinta, además, es una mezcla de drama y que no olvida a qué género pertenece y no duda en incluir jumpscares y escenas de acción que no entorpece en absoluto la trama o el discurso.

Así pues, es una película que se deja ver y que te mantiene atento a la pantalla hasta el final. No obstante, la posible frescura que podría traer esta premisa al género se ve enturbiada por una respuesta manida. The cured plantea un universo en el que la infección ha sido curada y los infectados vuelven a su vida normal. En manos de un guionista ambicioso, esta obra daría lugar a una profunda reflexión sobre la naturaleza del hombre, el perdón, con giros sorprendentes o visiones trascendentales, pero estamos ante el género zombie, cuya originalidad nunca ha sido demasiado amplia. Y así es que, ante un campo sin sembrar, volvemos a ver el asunto del de Blade Runner reconfigurado y adaptado para tal contexto y una serie de temas lógicos para este tipo de historia pero abordados de manera simple y poco imaginativa.

The cured

Y aun así, funciona. Vives la tensión del momento, comprendes lo que estos personajes sufren y te identificas con ellos sin que el drama sea elaborado. The cured no hace mal lo que intenta, lo borda: es entretenida, accesible y sus temas son refrescantes en este ámbito, mas, al salir de la sala, la sensación de que poca gente va a recordar esta obra es ineludible. La falta de ambición juega en contra de este film, pero echando la vista atrás, uno se da cuenta que volar demasiado cerca del sol puede quemar tus alas. Creo que la clave de The cured es su sencillez, sus ganas de contar una buena historia sin excederse, de ahí que arriesge en su justa medida. Está al tanto de sus posibilidades y el resultado es una película prescindible a la par que notable.

Carlos Campoy

Estudiante de Historia del Arte, co-creador del cortometraje ‘Te elijo a tí’, escritor en El Cine en la Sombra y tertuliano en El Color del Cine. Como cineasta y escritor novato, busco aprender de todas las maneras posibles, con influencias desde “La gran belleza” hasta “Shadow of the Colossus”, guardando al cine y el videojuego un lugar siempre en el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies