Festival de Málaga: A escondidas

 

Festival de Málaga

La segunda película del director vasco Mikel Rueda ha tenido el honor de abrir la Sección Oficial de Largometrajes del Festival de Málaga con suficientes honores. A escondidas se centra en la historia de amor entre dos adolescentes: un español con las presiones habituales de su grupo de amigos y un marroquí que malvive entre centro de acogidas y el trapicheo de hachis.

A escondidas está contada con convicción y confianza en una historia que a pesar de pecar de no ser demasiado original sortea algunos de los tópicos habituales del cine de adolescentes y de iniciación en el amor (homosexual en este caso). Los temas tangenciales de la inmigración y la marginalidad están tratados con la suficiente delicadeza como para que veamos la película con interés, sin caer en un excesivo tremendismo ni ánimo moralizante.

Sin duda lo más destacable de A escondidas es la excelente dirección de actores propiciada por Mikel Rueda. Tanto Adil Koukouh como Germán Alcarazu transmiten una veracidad que termina siendo el punto fuerte del largometraje. Los difíciles diálogos adolescentes, captados con buen oído por Rueda, también ayudan a transmitir esa realidad que en muchos momentos recuerda al cine de Ken Loach y los Dardenne. El buen uso de la cámara es un punto más que destacable, con un bellísimo grano que provoca un efecto de inmediatez sin resultar artificioso ni mareante.

A la hora de desarrollar la historia Rueda plantea algunas soluciones que provocan un cierto extrañamiento al desordenar ciertas partes en un ánimo por sacar a A escondidas de un cierto esquematismo narrativo. Estas soluciones sólo funcionan a ratos, siendo algunas algo forzadas y provocando alguna que otra desorientación momentanea. También debemos incluir en el debe el exceso de interludios musicales que resultan algo repetitivos.

No sería de extrañar encontrar al final de la semana a alguno de los actores de A escondidas en el palmarés. Un buen inicio que esperemos mantenga el nivel en el resto de la selección del Festival.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. 22 marzo, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La segunda película del director vasco Mikel Rueda ha tenido el honor de abrir la Sección Oficial de Largometrajes del Festival de Málaga con suficientes honores. A escondidas se centra en la historia de amor entre dos ado…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies