Django desencadenado, DiCaprio y Jackson ganan la partida

 

No me acostumbro a que Tarantino sea un cineasta mainstream. No me cuadra que su cine sea pasto de multisalas e infames doblajes al español. Igual que no me acostumbro a que todas sus películas sean alabadas mayoritariamente. Quizás por eso mi película favorita de Tarantino siga siendo , su película menos reivindicada, seguida muy de cerca por Kill Bill, esa película de cuatro horas que los tipejos de los ningunearon totalmente. Ahora con desencadenado Tarantino entra en la maquinaria de lo oscarizable tal y como hizo con Malditos bastardos.La asimilación del outsider, tal y como le ha pasado a Haneke, por parte del mainstream. Obviamente, esto no resta el más mínimo mérito a Django desencadenado.

Con Django desencadenado Tarantino vuelve a lo suyo: destripar géneros cinematográficos, exprimirlos y que todo parezca hecho por primera vez. Y tenemos todas y cada una de las constantes del director: las parrafadas, la molonidad y el exceso. Pero sobre todo tenemos lo que siempre tienen las películas de Tarantino: una absoluta falta de previsibilidad que hace que aun conociendo que es una de Tarantino nunca sabes por donde va a salir. Y por supuesto Django desencadenado es una película muy muy entretenida y por eso está gustando tanto.

django-unchained-leonardo-dicaprio

Está claro que poco puede salir mal poniendo como pareja protagonista a Christoph Waltz y Jamie Foxx. A pesar de que el primero repita ciertos ademanes de su celebrado Hans Landa, sigue teniendo ese carisma que hace que te embobes con su labia y declamación. Foxx es el que pierde la partida a pesar de su imponente presencia, en cierto modo como le pasaba a Brad Pitt en Malditos bastardos, pero más que nada porque su personaje es el que menos chicha tiene.  

Pero los ganadores del juego son sin duda y Samuel L. Jackson. El primero ofrece la que probablemente sea la mejor interpretación de su casi intachable trayectoria. El placer y sadismo de Calvin Candie le debería haber dado todos los premios habidos y por haber a DiCaprio pero parece que la incorrección política del mismo le haya jugado una mala pasada. De hecho, ha habido mucha más polémica por el indiscriminado uso de la palabra nigger, término tremendamente ofensivo para el público norteamericano, que el que hubo en Malditos bastardos al referirse a los judíos. Y después tenemos al inmenso Samuel L. Jackson como el negro colaboracionista Stephen, lo más bajo que se puede caer moralmente. Es en el momento en que estos dos personajes aparecen en escena donde Django desencadenado se eleva y nos eleva de forma magnífica.

DjangoUnchained4

De todos modos, debo ponerle algún peros a Django desencadenado. Tarantino es un cineasta desmesurado y tendente a dejar hablar a sus personajes de forma excesiva. Mientras que en ciertos momentos se alcanzan cotas sublimes como puede ser el monólogo de DiCaprio y la calavera, en otros como es la escena de y las capuchas del Ku Kux Klan se me antojan alargadas. La digresión es la marca de la casa Tarantino, esto es así desde sus inicios, pero a veces también es su cruz.

La pregunta ahora es cuál será el siguiente género cinematográfico que el señor Quentin pervertirá. A pesar de que sus películas siempre tienen sentido del humor aun no se ha atrevido a una comedia pura y dura. No sería mal paso.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

7 Respuestas

  1. 14 febrero, 2013

    […] a una cuadrilla de mercenarios despiadados. En el plantel de los malos tenemos al recuperado por Tarantino Franco Nero como el General Esperanza y al carismático William Sadler como el implacable Coronel […]

  2. 12 diciembre, 2013

    […] gran pantalla como Espartaco, Ben-Hur, Amistad o Gladiator. Y el año pasado pudimos ver la genial Django desencadenado de Tarantino que, vista con perspectiva, casi se nos antoja una parodia del filme de McQueen. Y […]

  3. 19 enero, 2014

    […] de la interpretación. DiCaprio ya nos dejó el pasado año una interpretación memorable en Django desencadenado y lo vuelve a hacer con El lobo de Wall Street, en la que es sin duda su mejor papel hasta la fecha […]

  4. 27 enero, 2014

    […] con dos películas con un tema común: La esclavitud de la raza negra en Estados Unidos, es decir, Django desencadenado y 12 años de […]

  5. 15 octubre, 2015

    […] y solo Quentin Tarantino parece que le ha cogido gustillo a eso de mostrarnos en la gran pantalla a cowboys, cazarecompensas o sheriffs. Para ir abriendo boca antes de que llegue a Estados Unidos en navidades su último trabajo The […]

  6. 9 febrero, 2016

    […] de que esa evolución puede venir propiciada tanto por cineastas mainstream como Michael Bay o Quentin Tarantino, como por películas de clara vocación experimental como L’étrange couleur des larmes de […]

  7. 28 marzo, 2016

    […] Django desencadenado (Pablo Parrilla) […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies