. . .

D’A Film Festival Barcelona 2019: «Familia sumergida», madre hundida

 

Familia sumergida es la gran ganadora de la presente edición del D’A Film Festival. Más allá de entrar en el debate de si es justa merecedora (no solo se ha alzado con el premio a mejor película de su sección sino también el premio de la crítica) debemos celebrarlo como síntoma directo del poder y la calidad del cine sudamericano en estos últimos años. Buena parte de la programación del festival estaba formada por varias películas procedentes de México, Chile o Argentina que han destacado por encima del resto por desarrollar una creatividad, un lenguaje propio y un estilo que abren la posibilidad de un cine nuevo y original.

Familia sumergida

La gran virtud de Familia sumergida es su gran capacidad de combinar el costumbrismo y cotidianidad de la clase más trabajadora argentina con el realismo mágico y las fugas surrealistas que se crean en la cabeza de la protagonista. Marcela, madre de tres hijos adolescentes, acaba de sufrir la perdida de su hermana. Hecho que le trastoca por completo y la empuja a observar su familia y su vida de distinto modo. Intenta huir de la realidad a través de una aventura con un joven amigo de la familia y fantaseando y conversando con parientes ya fallecidos que vuelven a la vida. La obra juega a trasladar el caos mental de la protagonista a una distorsionando la realdad. Más allá de que los momentos más inverosímiles de la película puedan convencer o no al espectador, hay que reconocer lo bien que está trabajado el retrato familiar. La directora María Alché no incide en mostrar las desgracias de la familia sino en construir cada miembro de la familia de una forma realista sobre todo desde el punto de vista de Marcela. Ella debe cuidar de los estudios, las rupturas y las discusiones de sus hijos a la vez que mantiene una casa en la que una lavadora rota puede significar un calvario muy grande. Todos estos detalles inestabilizan a una mujer al borde del colapso emocional.

En la pasada edición de San Sebastián, Familia sumergida ya se alzó con el premio Horizontes Latinos a la mejor película latinoamericana. Es lógico apreciar uno de los retratos más sinceros y únicos de una madre de familia en la gran pantalla. Empañada únicamente por unos momentos bizarros que quedan inconexos y que en algún momento resultan desconcertantes. Pero lo que debe valorarse mejor de Familia sumergida son los riesgos que asume y su capacidad de trascender en el retrato arquetípico al que habrían caído muchos otros. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: