D’A Film Festival Barcelona 2018: MRS. FANG, mirada viva

 

Desgraciadamente el Alzheimer es una enfermedad que afecta a millones de personas alrededor del mundo y es muy difícil que nadie tenga algún caso cercano. Sin embargo pocas veces pensamos en cómo se debe vivir esta situación en otros lugares, menos desarrollados y pobres. Wang Bing se encarga de ilustrárnoslo a través de una aproximación muy cruda de los últimos instantes de vida de Fang Xiuyan, una granjera que lleva varios años conviviendo con la enfermedad. Sin embargo el interés de Wang Bing en Mrs. Fang no es mostrar únicamente las diferencias obvias que podría tener un caso como el de Fang, comparado con otro rodeado de mejores condiciones económicas. Sino acompañar los últimos momentos de una mujer que va apagándose poco a poco por culpa de una enfermedad terrible y de la que aun desconocemos muchas cosas.

Mrs. Fang

Mrs. Fang puede ser en muchas ocasiones una pieza muy violenta, no siente ningún pudor en acercarse al rostro de Fang, a su mirada perdida, a su respiración lenta, a sus brazos y manos sin fuerza. Pero no se puede decir que Wang Bing no la respete, en ningún lugar se esfuerza en retratar su miseria, las llagas que le recorren todo el cuerpo (pese a ser comentadas en off por sus familiares) u otras tareas higiénicas que podrían ser más comprometidas. La cámara simplemente está a su lado, haciéndole compañía. Uno de los aspectos más interesantes de film es la forma con la que se construye el personaje de Fang. Obviamente su estado terminal impide tener demasiadas pistas de cómo era, a qué se dedicaba y en qué pasaba el tiempo. Todo esto se construye a través del retrato de su entorno, especialmente cuando la cámara abandona la casa y se adentra en las actividades diarias del vecindario. Así el espectador puede hacerse una ligera idea de quién era Fang y del lugar que ocupaba en esa pequeña sociedad.

La tensión y agobio establecidas por el film desaparecen en el momento en que Fang muere, no sin sentir tristeza y afecto por una persona que sin hacer nada, solo yacer en una cama esperando su muerte, consigue conectar con nosotros gracias a su mirada. Mrs. Fang es un retrato humanista sobre la aceptación de la enfermedad y de la muerte, sobre como encararla o mejor dicho como ella se encara a ti, y sobre la comunidad que continúa viviendo con su presencia en las espaldas.

GuardarGuardar

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual. Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Deja un comentario