Código fuente, cine ingenuo

 

La ingenuidad es un cosa muy curiosa. Cuando eres un niño se espera que seas ingenuo, la ingenuidad es algo que va ligado a la niñez y que conforme crecemos vamos perdiendo. Cuando somos adultos ser ingenuo no está bien, no está aceptado socialmente y además si lo eres te puedes llevar unos cuantos palos en la vida.

Estoy seguro que cuando se puso a rodar lo hizo con toda la ingenuidad de un niño. Estoy seguro que durante todo el proceso de realización de la película Duncan tenía ese brillo en los ojos que tienen los niños cuando van a ver a los reyes magos al centro comercial más cercano.

A mucha gente, incluido mi compañero, no le ha gustado Código fuente porque en definitiva les parece mala ciencia ficción. Creo sinceramente que es un error desgranar la película como un gourmet de la ciencia ficción. Duncan Jones ha hecho una película para que cualquiera pueda verla, y no solo una pandilla de nerds.

De ahí la historia de amor, de ahí la sobreexplicación de la que hablaba mi compañero y de ahí la relativa simplicidad de la trama. Código fuente es una película sencilla que no pretende nada más que entretener durante la hora y media que dura. Si alguien esperaba que le hiciera pensar durante semanas después de verla estaba equivocado.

Otro motivo por el que quizás estemos subestimando Código fuente es porque tratamos de compararla con Moon. Claramente Moon es superior, pero es que es superior al 99% de películas de ciencia ficción que existen. No es una muestra comparable. Moon es la muestra a alcanzar, pero sería como si quisiéramos comparar a cualquier deportista con Rafa Nadal y no evaluar a cada uno independientemente de los demás.

Pese a todo tampoco me parece Código fuente una película perfecta. Por ejemplo en el apartado actoral creo que flojea un poco. Aunque Jake Gyllenhaal me cae bien creo que tiene los registros muy limitados, por no hablar de Michelle Monaghan que parece que siempre tiene la misma cara como si nada fuera con ella.

Poco más que decir de Cógido fuente. Me ha gustado y me ha gustado mucho, me gusta su mensaje positivo y me gusta la forma en la que está contada. Quizás si me ha gustado tanto es por culpa de todas esas críticas negativas, que me habían predispuesto a ver un truño y me he encontrado algo más que una película decente.

alexliam

Enamorado del cine desde que tengo uso de razón, mitómano al máximo, comprador compulsivo de blu-rays, adicto a las series de la HBO, fan hasta la muerte de la comedia norteamericana, uno de los pocos que aún van al cine…

Entre mis favoritos en este mundo fabricado con sueños (que típico, ¿no?) están Darren Aronofsky, M. Night Shyamalan, Woody Allen y Ben Stiller, entre otros muchos, muchísimos.

No hay respuestas

  1. erubio dice:

    ¿ves? estoy de acuerdo contigo. A veces el cine es sólo eso, cine, un buen rato, un par de horas de evasión, palomitas (o una copita, según) y unas risas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies