Cinema Paradiso, o “el efecto Magdalena de Proust”

 

El cine, como todos las artes que conocemos habla de emociones, sensaciones, nos hace viajar a lugares, a momentos. Y estaréis pensando “está introducción es más típica de un anuncio de perfume que de la reseña de una película”, pero es que el filme que vengo a enseñar esta semana es exactamente eso, un explosivo despertar de emociones, hoy vengo a hablar de Cinema Paradiso, de Giuseppe Tornatore.

Cinema Paradiso

Esta película cuenta la historia de un famoso director de cine, que tras irse de su pueblo muchos años atrás, recibe una llamada en la que le dan la noticia que un buen amigo de su infancia ha fallecido. El protagonista decide volver al pueblo y darle así su último adiós. A pesar de que Cinema Paradiso con su argumento principal ya de por si desprende una ternura incomparable, para mí es, en toda su esencia, un homenaje a la nostalgia y al amor, amor a lo que teníamos antes, amor a lo que está por venir, a los recuerdos, a las primeras veces.

Como “no se nota para nada” que siento amor incondicional hacia esta película y que me pasaría horas hablando de ella, voy a decir algo que me gusta incluso un poco más, y es su banda sonora. ¿Sabéis esa sensación cuando hueles algo y te lleva a un momento concreto de tu vida? Pues la música tan lograda de esta película es exactamente lo que consigue con cada uno de sus temas, y especialmente, si se me permite hacer una valoración más personal, el tema de amor es, sin duda, pura magia.

Cinema Paradiso

Para mí el cine es muchas cosas, para que una película se convierta en un éxito debe tener algo en cualquiera de sus partes que la haga especial. Cinema Paradiso no es una producción con grandes efectos especiales, o con una fotografía extremadamente llamativa, pero despierta en cada una de sus escenas ese “algo” que te eriza la piel cuando lo ves. Por último no me puedo despedir sin mencionar el logradísimo trabajo de guion que tiene esta película, y en especial, la construcción de los personajes, tan tiernos y entrañables, pero al mismo tiempo con caracteres muy definidos y ambiciosos.

Así que, si estás lejos de casa, añoras tu hogar, y quieres abrir la mente y verte paseando por las calles de un pequeño pueblo, o una noche en un pintoresco cine de verano, Cinema Paradiso es la película que necesitas.

Deja un comentario