Caperucita Roja, cuento mal contado

 

20110418-101334.jpg

Caperucita Roja venía con el aval de la directora de Crepúsculo y la verdad es que el referente no puede ser más idóneo. Así, esta supuesta reformulación del cuento clásico convierte al lobo en un hombre lobo, al pueblo en una especie de Salem donde se produce una caza de brujas y a Gary Oldman en un Van Helsing de tercera. El público es el que es, para que vamos a esperar más y ustedes me disculparán que no me extienda demasiado.

El problema está en nada funciona como es debido. Todo es un batiburrillo que ni funciona como relato de terror ni como thriller en el que supuestamente tenemos que averiguar quién es el malo. Todos miran con cara de deseo a Amanda Seyfried que se dedica a abrir mucho los ojos y a la que la caperuza le sienta la mar de bien. A los otros dos maromos que se disputan sus atenciones, porque también hay amoríos, no conseguí distinguirlos entre ellos. No sé si era intención de la directora coger a dos actores de físicos similares o es que yo estaba ya que todo me daba igual.

20110418-101342.jpg

Os recomiendo que veáis En compañía de lobos de Neil Jordan, todo un clásico del 1984 que con un planteamiento similar conseguía unas cotas de genialidad inigualables.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. Matías dice:

    Una película perfecta para la parrilla de Antena 3 un domingo por la tarde.

  1. 21 abril, 2011

    […] cuestión de gustos. En el fondo Furia ciega no se diferencia demasiado de productos recientes como Caperucita Roja o Soy el número cuatro. Me explico. Películas que tienen claro cual es su público y que no […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies