Borgman, el terror llama a su puerta

 

Festival de Cine EuropeoBorgman es una malsana donde conviven el horror, el esperpento y humor negro. Al ser un película que juega sobre todo con la sorpresa y las expectativas del espectador es mejor no saber mucho de su argumento ni sus requiebros. ¡Dios me libre de un espoiler! Basta con conocer que Borgman es un misterioso caballero que convierte la perfecta vida de una feliz familia de postal en un truculento cuento de medianoche (atentos al inquietante actor protagonista )

Digamos que la cinta de holandés Alex van Warmerdam es un cruce mutante entre (pero más gamberra y descerebrada) y Canino (a ritmo de sitcom familiar disfuncional). Sabe bien que la extrañeza y el loco desconcierto que produce es su mejor baza, pero también se convierte en uno de sus puntos débiles. Cuando la montaña rusa se acerca a su última gran pirueta después de rocambolescas florituras se queda a medio gas y se desinfla levemente. El tramo final se alarga excesivamente y pierde mucha de la frescura y fuerza con la que se inicia, pero aún así deja con ganas de más. Borgman
Borgman puede funcionar a muchos niveles de lectura, y quizás no sea desencaminado observarla como fábula perversa de la vida moderna donde la violencia, el vampirismo y la maldad pueden llamar a nuestra puerta en cualquier momento. Pero yo prefiero verla como un film de donde el espanto transcurre a plena luz del día de un cálido verano y nos intoxica hasta la muerte sin que nos demos cuenta. Su premio a la mejor película en el último de no es casual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies