Muito Romântico, estructura, dualidad y destrucción

 

Muito Romântico comienza con un viaje en barco que lleva a la pareja formada por Melissa y Gustavo de Brasil a Alemania. Una vez establecidos en Berlín el viaje continúa a través de una ciudad en continuo desarrollo: donde había escombros surgen nuevos edificios, donde había desolación surge la esperanza. Melissa y Gustavo, interpretados por y , creadores de la película, acumulan experiencias, momentos de vida, hasta que lo fantástico surge de la cotidianidad y la vida y el cine comienzan a confundirse.

Muito Romântico

La propuesta de los autores de Muito Romântico (Dullius y Jahn dirigen, escriben, protagonizan y montan la película) navega entre el diario biográfico y la ciencia ficción con una narración tan deslabazada e inconexa como la vida misma. Al viaje inicial le sucede la estabilización en la ciudad alemana que dará lugar a la inevitable rutina de la vida en pareja. La aparición de un misterioso agujero negro en la habitación donde conviven transporta al duo a una dimensión donde se suceden unas vidas posibles llenas de celos, confusiones y secretos protagonizadas por seres de otro tiempo y cultura.

La casa es la rutina, el viaje lo desconocido. Esta suerte de fuga psicogénica a través del espacio y el tiempo plantea una serie de dualidades que van desde reflexiones sobre lo urbano y lo silvestre, los animales domésticos y salvajes, hasta visiones tan íntimas como el cuestionamiento de lo cotidiano frente a lo novedoso. Así, en Muito Romântico tenemos la sensación de no estar viendo una película, sino la confesión de una pareja: el desnudo emocional, pudoroso pero sincero, de Melissa y Gustavo nos hace dudar cuanto hay de representación y cuanto de construcción. ¿Dónde empieza la película y acaba la realidad? Además, la pareja formada por Dullius y Jahn no rehuye dar a su obra una leve dimensión política: un Berlín destruido, en ruinas, víctima de la especulación inmobiliaria es testigo del que se destruye y vuelve a recomponer al ritmo del tema de Caetano Veloso del mismo nombre que la película.

Muito Romântico

Rodada durante nueve años en formato analógico, principalmente en 16 mm., usando material íntimo y escenas recreadas protagonizadas por los mismos directores y sus amigos, Muito Romântico navega entre la experimentación netamente godardiana y la narración lineal más elemental. De hecho, ellos mismos se preguntan: ¿Son nuestras películas demasiado narrativas para ser experimentales o demasiado experimentales para ser consideradas narrativas? Es en esta intersección donde se encuentra el gran valor de una película como Muito Romântico: ese punto donde el arte busca caminos con los que expandirse sin dejar de lado su carácter humano.

Melissa Dullius y Gustavo Jahn firman sus obras como cineastas con el nombre de Distruktur y, haciendo honor a su denominación, esto es Muito Romântico: estructura, dualidad y destrucción

Muito Romântico se proyecta hoy en La Casa Encendida

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies